Hábitos de compra al momento de buscar una vivienda

Algo que normalmente no pasa por la mente de los agentes inmobiliarios es la diferencia que existe entre ofrecer una propiedad a un hombre y a una mujer. Y es que a pesar de que los dos son personas, es verdad que existe mucha diferencia entre cada uno de ellos, principalmente al momento de tomar una decisión. Los dos están conscientes de los elementos que formar parte de una decisión al momento de buscar una vivienda, como lo es la zona en donde se encuentra la propiedad, el precio, las instalaciones, la cercanía de plazas comerciales y la hipoteca; pero se podría decir que el factor que los hace tan diferentes, es el hábito de compra.

Si el agente de bienes raíces, quiere fortalecer las estrategias que implementa al momento de asesorar al público, es importante que conozca y sepa distinguir las diferencias que existe entre estos dos sexos, de tal forma que, al momento de prestar sus servicios, pueda perfeccionar sus técnicas y le permita generar una compra o una renta.

Primeramente, diferentes inmobiliarias han notado que hay una notable distinción entre hombres y mujeres que se encuentran sin pareja. Las mujeres solteras tienden a buscar una propiedad más enfocada hacia una casa, mientras que los hombres tratan de vivir en un espacio el cual no requiera de tantos cuidados, como lo puede ser un departamento o un Rocky Point beach house Puerto Peñasco. Por otro lado, los hombres tratan de buscar viviendas en alquiler, mientras que las mujeres prefieren la compra de una propiedad para sentir más independencia.

Locación

Al momento de pensar en la locación, los hombres prefieren estar cerca de espacios de entretenimiento en donde puedan pasar su tiempo libre para distraerse, sin importar qué tan seguro puede estar la zona. Asimismo, son muchos los varones quienes prefieren vivir cerca de su trabajo ya que esto conlleva tener más tiempo para poder realizar sus actividades. Las mujeres, en cambio, prefieren establecerse en un espacio el cual esté cerca de plazas comerciales en donde puedan surtir su despensa, cerca de escuelas en caso de tener hijos, en espacios cercanos a  áreas conocidas o en donde se encuentre algún familiar y, principalmente, en una zona la cual se sienta segura.

Vecindario

En cuestiones del vecindario, una gran cantidad de mujeres prefiere vivir en espacios en los cuales los vecinos sean amigables y respetuosos. En caso de que haya niños, normalmente se busca un espacio en donde los hijos puedan convivir con otros niños del vecindario. Los hombres no suelen ser muy exigentes con este punto, prefieren estar dentro un área en donde si haya oportunidades de socializar, pero que sea muy superficial.

Algo en lo que sí coinciden los dos sexos es que buscan un espacio el cual se encuentre en buenas condiciones ya que no desean invertir tanto dinero en remodelaciones, por lo que, si consideran que la vivienda necesita, muchos detalles técnicos o no cuenta con las condiciones estructurales, optarán por otra opción.

Vender no es sólo cuestión de mostrarle a los interesados viviendas, se trata de entender al comprador para ofrecerle las propiedades que se adapten a sus necesidades. Muchas veces será necesario emplear diferentes estrategias, herramientas y sistema erp para poder comprender más a detalle al target.